Tiradera nivel Residente

El viernes 19 de mayo del 2017, Residente lanzó una canción. Para mi, Mis Disculpas es una pieza maestra.

Todo comenzó con una polémica que se generó en la conferencia de los Latin Billboard donde René (Residente) criticó fuertemente a la industria musical actual. Él sostenía que los hits del momento eran, básicamente, una falta de respeto tanto para la audiencia como para otros artistas que están haciendo música de verdad. También dijo que podía producir un hit de la música Latina actual en 30 minutos porque todos se basan en los mismos acordes mayores.  

A raíz de estas declaraciones, muchos artistas (la mayoría del género urbano) se sintieron aludidos, entre ellos, un artista llamado Tempo.

Primer Round

El rapero puertorriqueño se manifestó por Instagram para exigirle a Residente que se disculpara por “insultarlos”.

Segundo Round

Residente publica en Instagram parte de las declaraciones con una aclaración. En la entrevista, Residente critica la falta de creatividad en la música actual sin señalar a géneros ni artistas. Sin embargo, no pide disculpa. Tempo anuncia que va a lanzar una canción para tirarle a Residente. Arcangel se manifiesta, entiende respetuosamente las críticas y advierte a Tempo que no lance una canción sabiendo lo talentoso que es Residente.  

Tercer Round

Tempo responde con una canción llamada Calle Sin Salida. Con gran exposición en las redes sociales pero con fuertes críticas negativas en YouTube.

Cuarto Round y Knockout

Residente publica un track ofreciendo las disculpas que tanto exigía Tempo. Pero no fue una disculpa cualquiera.  Con una muestra brillante de elegancia musical, le llamó a la canción “Mis Disculpas”. Residente le tiró a Tempo y le dio una clase magistral de líricas inteligentes por 8 minutos. La producción musical fue perfectamente lograda por el productor Trooko. Me cuesta describir lo que sentí cuando escuché el track por primera vez. Tenía muchísimo tiempo sin escuchar una producción musical con unos estándares de calidad tan altos. Fue la tormenta perfecta. La letra de la canción, la interpretación de Residente y la producción fueron impecables. Fue una lección de arte donde Tempo recibió golpes sin parar. Me dio hasta lástima por él. Y eso que Arcangel se lo advirtió.

Residente no solo le dio una lección a Tempo, sino a todos nosotros. Primero, fue responsable con sus declaraciones y muchos se sintieron aludidos sin saber si se trataba de ellos o no. Empezaron a declarar y juzgar sin verdaderos argumentos. El mensaje de Residente era fuerte y claro: una profunda preocupación por la música actual. Y segundo, le demostró a Tempo (y a nosotros) la calidad y el talento que tiene para producir música de verdad.

Estamos en un mundo donde el negocio siempre va primero que el arte, es una realidad. Cuando el negocio le dice a un empresario o ejecutivo que “ese es el camino”, tengan por seguro que “ese camino” van a tomar. Hace mucho tiempo que el contenido dejó de ser prioridad. Las estadísticas hablan y los números mandan. Y eso es lo que pasa con la música. Muchos artistas y ejecutivos están conscientes de la falta de excelencia musical pero no pareciera haber intenciones de cambiar, no es negocio. Simple.

Sin embargo, hay muchísimos artistas que todavía se preocupan por hacer música de verdad, y para mi, Residente demostró ser uno de ellos. A todos esos grandes artistas los aplaudo y les aplaudiré de pie. Ustedes siempre llenarán bares, teatros, arenas, y estadios. Siempre. El público, otros artistas y músicos siempre los recordarán. Michael Jackson, James Brown, The Beatles, Queen: mis respetos. Que tiempos aquellos.